Jue. May 6th, 2021

Última entrada

Bienvenidos

Este es un momento de cambio global. 
Los países cambian. Unos desaparecen, otros se forman; unos se separan, otros se unen; Unos entran en la globalización, otros se aíslan del mundo.

Videoconferencia

Las relaciones cambian. Hoy la gente se conoce en redes sociales, se informa por páginas de noticias, estudian en instituciones virtuales, se comunican por videoconferencias de forma instantánea y esa relaciones se pueden hacer desde cualquier parte, a cualquier hora y con cualquier zona del planeta.

Cambian los trabajos, la automatización deja paso a la robotización, pasamos del trabajo desde la casa al trabajo para cualquier empresa del mundo, también desde la casa.

Avanza la ciencia, la tecnología, el conocimiento y se divulga de forma planetaria, gratuita y casi instantánea.

Cada vez existen menos fronteras para el movimiento de capitales, de mercancías y de personas.El dinero está cambiando, hasta el clima cambia.

¿Pero que pasa con esas instituciones que nos sirven para regular nuestra vida social? Reyes, gobiernos, legisladores, administradores de justicia, policías, etc. ¿Que pasa con el uso que se da a la gigantesca masa de recursos que significa el tesoro nacional y que proviene del incesante flujo de impuestos?¿y que leyes tenemos para administrar esos cambios constantes que se dan en todos los campos?

La realidad es que tenemos algunas formas de gobierno que se idearon para sociedades de hace 4.000 años, tenemos normas y leyes que derivan directamente de gobiernos de la época del imperio romano o de organizaciones para nada democráticas como las eclesiásticas y del dinero de los impuestos solo tenemos una mínima y sesgada idea de para que se utiliza.

¿no va siendo hora de que estas aspectos también empiecen a cambiar?

Esta es la propuesta de este blog. Reflexionar sobre esas “verdades” inalterables que nos han impuesto en ciertos aspectos sociales. Idear tácticas para subvertir el orden impuesto y que estas puedan ser aplicadas, de forma independiente, por cada individuo. Pensar un nuevo mundo que fomente la felicidad y bienestar de la mayoría de los ciudadanos, es decir, la clase media, y que esto no vaya en detrimento de la justicia de ricos y pobres.

¿Difícil? ¡Sí! ¿Imposible? ¡Para nada!

¡Acompáñame en este viaje!

You missed